TARSA Relaciones Públicas

Relaciones PúblicasMarketing directo: en busca de la experiencia del cliente

Marketing directo: en busca de la experiencia del cliente

La semana pasada os enseñábamos en Twitter el paquete que recibíamos con el propio Correos como remitente. Se trataba de una acción de marketing directo para promocionar esa misma táctica, dado que el uso del e-mail parece haber afectado negativamente a la vía postal. Con un tono muy didáctico, un tal “Juan Buen Cliente” nos contaba “todo lo que debemos saber” sobre marketing directo para convencernos de manera muy clara y sencilla de su eficacia. Esta imagen resume la incontestable lección:

En 5 pasos, Correos nos indica como aprovechar las posibilidades del marketing directo:
1. Aunque te dirijas a miles de clientes, háblales como si cada uno fuera único
2. La carta: cuídala, no hay mejor presentación
3. Incluye un folleto, porque antes de comprar necesitamos saber sobre tu producto
4. Nada como un pequeño regalo para acordarme de ti.
5. Si yo he confiado en Correos para enviarte esto, tú también puedes hacerlo.
El consejo que más nos sorprende es el último… viniendo de una persona tan imparcial como es Juan Buen Cliente, pero lo que queremos preguntarnos en este post es: ¿Son esos los consejos que daríais para aprovechar el potencial del marketing directo?

En la oficina, el envío de Correos, no nos ha convencido mucho, como tampoco el paquete que recibíamos ayer por la mañana de una empresa de producción audiovisual. El envío consistía en: un tupperware que contiene un delantal con el logo de una serie televisiva; una carta de presentación dirigida, por su nombre, al gerente de la empresa y un DVD con ejemplos de los servicios. La empresa ha seguido paso a paso los consejos de Correos: una carta personalizada, un DVD con la explicación del servicio y un regalo, bueno dos (el “tupper” y el delantal). Vale. ¿Pero que me quieren decir? En la carta la única alusión a la cocina se encuentra en su referencia a una posible relación profesional con las palabras “maridaje culinario”. Pero no hemos conseguido encontrar un contexto que nos aclare la intención de dichos regalos.


Por tanto, más allá de estos consejos básicos de Correos, hay otros aspectos que debemos cuidar necesariamente para conseguir un impacto real en el receptor. Por encima de todo, tener claro el objetivo y conseguir que nuestro mensaje se entienda fácilmente. Después tendremos que hallar la manera de impactar al receptor con originalidad y lograr generarle una experiencia positiva.

¿Qué opináis de estas acciones? ¿Qué consejos añadiríais a la guía para un buen marketing directo? ¿Creéis que es una táctica eficaz?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TARSA_LOGO

Vivimos volcados hacia el cliente. Somos sus aliados para optimizar la calidad, la cantidad y la eficacia de sus mensajes.