TARSA Relaciones Públicas

Relaciones PúblicasMucho ruido y no pocas nueces: el furor de los social media y las oportunidades reales

Mucho ruido y no pocas nueces: el furor de los social media y las oportunidades reales

Al hilo de las múltiples conversaciones que se mantienen en la web acerca de las luces y sombras del social media, hoy hablamos del futuro que esperamos para los nuevos medios sociales.
No se puede negar la intensa revolución que está teniendo lugar en torno a los nuevos medios online, en nuestro modo de comunicarnos y relacionarnos, tanto con nuestros semejantes como con empresas y marcas. (Y si aún dudas de esos cambios te recomendamos este video que resume el libro Socialnomics )  Estos cambios tan rápidos y apabullantes provocan un debate muy extenso e intenso acerca de el efecto sociológico de las redes sociales y, por supuesto, revolucionan los intereses del sector del marketing y la comunicación corporativa. En medio de este barullo de opiniones, dudas y discursos de “expertos” y gurús – y no sin el escepticismo de muchos-, crecen desproporcionadamente las expectativas sobre las nuevas plataformas.
Estamos de acuerdo, con que el amplio debate sobre los social media se hace necesario para hallar bases válidas y adaptarnos con rapidez a esta metamorfosis acelerada de la comunicación, si bien, el egocentrismo de los medios sociales sobredimensiona las posibilidades reales y desvía la atención de temas que no han dejado nunca de ser importantes.
Nuestra opinión es que los social media no son más que una herramienta con un gran potencial: elimina barreras, facilita la conexión de personas, el debate, la creación de comunidad y la distribución de información. Son, sin duda, parte importante de la comunicación del futuro, pero no son El Futuro. No debemos mitificar la herramienta, sino entender que la obtención de resultados depende de la utilización que hagamos de ella. Y estos resultados no son “fáciles de obtener”, como a veces se nos hace creer. El hype que se ha generado en torno a los medios sociales, con toda seguridad, frustrará las expectativas de algunos empresarios que buscan en las nuevas herramientas soluciones mágicas a corto plazo.
Tampoco debemos basarnos en el éxito de los pioneros o early adopters, ya que la situación ha cambiado, y a medida que se masifican los medios, destacar se hace más difícil. En este sentido, los primeros en llegar a las redes mantendrán su ventaja, mientras que los que van llegando más tarde lo tendrán más difícil para que se distribuyan sus mensajes en medio de la creciente saturación informativa: una situación similar a la de otros medios. Sin embargo, se siguen manteniendo muchas ventajas frente a los medios tradicionales: la gratuidad, la segmentación de públicos, la bidireccionalidad, la personalización y la cercanía…
En definitiva, como empresa, debemos participar en los medios sociales porque es innegable su potencial de comunicación y sus efectos en la sociedad, pero entendiendo que no son la panacea de los negocios, aunque tampoco una moda pasajera. Debemos adaptarnos a la nueva realidad con una estrategia coherente e integral con el resto de medios, aprendiendo las nuevas normas de interacción. Aunque los medios sociales cambien y sean sustituidos por otras herramientas más potentes en los próximos años, la huella que han dejado en la manera de comunicarnos mantendrá sus efectos. Así, el que no entienda la necesidad de adaptarse al social media, perderá también el tren de las innovaciones por venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

TARSA_LOGO

Vivimos volcados hacia el cliente. Somos sus aliados para optimizar la calidad, la cantidad y la eficacia de sus mensajes.