Tengo 18 años…

Tengo 18 años…

Tengo 18 años…

Cumplir 18 años es como llegar a algo parecido a una meta invisible, alcanzar ese sitio que deseabas pero que no está señalizado en ninguna parte. Cuando cumples los 18 se te abre un mundo de posibilidades a las que no tenías acceso. Obtienes la mayoría de edad, tienes legalmente capacidad de decidir, puedes votar, sacarte el carné de conducir, firmar tu primer contrato laboral, comprar un piso o un coche… De repente te conviertes en un adulto con todas sus consecuencias.

Para una persona es una fecha importante pero… ¿y una empresa? ¿Qué pasa cuando una empresa cumple 18 años?

Para nosotros, para Tarsa, cumplir 18 años está significando un momento de renovación, de cambio. Un aniversario para dar paso a cosas nuevas e ilusionantes.

Estamos entusiasmados con nuestro trabajo y nuestros clientes, como siempre. La mayoría de edad para nosotros significa contar con la gran experiencia que suponen casi dos décadas en el sector, y todo ello sumado a muchas ganas de avanzar y aprender. Tenemos ganas de seguir avanzando y llegar a cumplir 18 más.

Nos encanta cumplir 18 años y poder compartirlo con todos vosotros desde 1998.
¡¡Gracias por ayudarnos a llegar hasta aquí!!

TARSA_LOGO

Vivimos volcados hacia el cliente. Somos sus aliados para optimizar la calidad, la cantidad y la eficacia de sus mensajes.